¿Qué es la electrólisis salina?

La desinfección del agua mediante “LA sal natural” sin usar “cloro químico”. Se trata de uno de los mejores métodos para la desinfección y el tratamiento del agua de piscina.

La electrólisis consiste en simular el comportamiento que realiza el mar en la naturaleza, en su piscina.

Añadimos sal común a su piscina, en una proporción nueve veces menor que la de la sal en el mar, en proporción parecida a la de una lágrima.

Después la célula de cloración realiza el proceso de la electrólisis por el cual la sal (NaCl) se transforma en hipoclorito sódico (NaClO) disuelto en agua, el cual es un potente desinfectante que destruye todos los microorganismos que pueda haber en el agua.

La célula generará automáticamente el cloro libre necesario para desinfectar su piscina.

Clorador Salino

ELECTRÓLISIS SALINA

La forma tradicional de tratamiento del agua en piscinas consiste, fundamentalmente, en añadir cloro en cualquiera de sus formas comerciales disponibles.

Los SISTEMAS DE ELECTROLISIS SALINA aportan un nuevo concepto para el tratamiento de su piscina, mejorando la calidad del agua, evitando la manipulación de productos químicos y simplificando las tareas de mantenimiento ya que generan cloro a partir de la sal común disuelta en el agua. La sal necesaria para su funcionamiento debe ser añadida a la piscina en una concentración de 4-6 Kg./m3 (5-6 veces inferior a la del agua del mar). La sal se añade al agua y en el ánodo de la célula electrolítica se produce cloro (Cl2) mediante la siguiente reacción por electrólisis:

2NaCl+2H2O=2NaOH+H2+Cl2 (sal+agua=sosa+hidrógeno+cloro)

Este cloro se disuelve en el agua formando ácido hipocloroso:

Cl2+H2O=HOCl+HCl (cloro+agua=ácido hipocloroso+ácido clorhídrico)

El ácido hipocloroso oxida la bacteria. Como también se puede observar se genera otro producto como el oxígeno activo (O2) que añade un poder desinfectante extra al proceso, esterilizando así el agua:

2HOCl=2HCl+O2 (ácido hipocloroso=ácido clorhídrico+oxígeno)

Una vez desinfectada el agua, el ácido clorhídrico reacciona con la sosa cáustica en una reacción de neutralización, volviendo a dar sal y agua. El hidrógeno y el oxígeno reaccionan formando agua:

NaOH+HCl=NaCl+H2O (sosa+ácido clorhídrico=sal+agua)

Se trata de un proceso cerrado en el que no hay pérdida de ningún producto. La adición de sal debe realizarse una sola vez al llenar la piscina. Únicamente deberán efectuarse pequeñas reposiciones periódicas debido a las pérdidas de agua durante los lavados del filtro.

El cloro generado destruye la materia orgánica y patógenos presentes en el agua, transformándose de nuevo en cloruro sódico (sal común).

Los productos se descomponen, actúan y se vuelven a regenerar. Esto explica que la concentración de sal permanezca constante.